Pfleger colosal

Eduardo Pfleger (52), el profesional argentino que conduce a Libertad Básquet, se dio una vuelta por el Circulo de Periodistas Deportivos del Paraguay para brindar una charla mágica y llevarse todos los aplausos y los flashes.

Verdaderamente sin desperdicio alguno. Durante las 2 horas, 10 minutos, el auditorio compuesto por los alumnos tanto del Primer Curso como del Segundo, estuvo atento a la jugada.

Una jugada consistente en una serie de intervenciones por parte del adiestrador. Con un grado de docencia altísimo, sentido del humor, vivencia interesantísima, anécdotas oportunas y sobre todo unas ganas enormes de trasladar todo el conocimiento a la masa juvenil.

Pasión, entendimiento, manejo acabado del tema desarrollado, poder de síntesis y una admirable capacidad para graficar casos, personas y hechos, han sido solamente algunos de los puntos altos a través de los cuales ha pasado volando una noche de ensueño.

En 24 largos y fructíferos años de actividad académica ininterrumpida, una personalidad ligada al baloncesto profesional no había pasado con tamaño éxito por nuestra Casa de Estudios.

Eduardo habló del juego en sí en el deporte que ama, detalló aspectos estratégicos, de reglamento básico, seguimiento a jugadores propios, a los de los rivales, técnica y táctica, motivación y valores humanos y otro par de detalles que hacen a la competencia y al relacionamiento entre los que conforman un grupo de trabajo en el baloncesto.

La virtud de Pfleger, su pasión. Fue grato observarle tocado. En las fibras. Con la mirada fija. Esas ganas de no parpadear que se manifiestan cuando lo que se ama desborda todo. Todo lo que gracias a la sinceridad y espontaneidad no se tapa. No se oculta.  Por cosas como esas vale la pena seguir adelante. Continuar buscando conocer más. Aprender de mejor manera, sabiendo que esto no tiene techo.

El a-pren-der no solamente no se consigue en una góndola de supermercado, sino que además y por suerte, no tiene fecha de vencimiento.

El gran Pedro García Garozzo, uno de los catedráticos más emblemáticos de nuestro curso y referencia del periodismo deportivo nacional, ha dado el ejemplo como en su vida misma, estando en primera fila.

Se ha vivido una jornada histórica. Con la presencia de un hombre noble, sencillo y que hace saber / lo que sabe. Por eso, Eduardo Pfleger, el agradecimiento de parte de toda la familia del CPDP. Los alumnos y la institución han querido hacerle llegar obsequios que testimonian el reconocimiento a su labor y el orientador, ese hombre que de profesión es ENTRENADOR DE BÁSQUET, los ha recibido con honor.

Por eso, el aplauso sigue siendo para usted, Pfleger. Gracias chamigo.

Auspiciantes

previous arrow
next arrow
Slider