Cambian a Presidente por Periodista

El año 1966 fue un año singularmente dinámico en la vida del Círculo. La entidad cumplía 25 años de existencia, y por tradición, el ser humano le asigna un valor especial, al cuarto siglo de existencia.

Empeñados por llegar a la presidencia, se disputaron dos listas bien definidas con nutrida campaña proselitista. La lista ganadora instituyó por segunda vez en la historia del Círculo, el curso de periodismo que resultó exitoso.

La activa comisión de damas, ese año, realizó obras sociales como en ningún otro ejercicio, en tanto que las actividades tendientes a recaudar fondos para el festejo no resultaron exitosas de acuerdo a las liquidaciones realizadas por quienes se encargaron de su administración.

La presidencia a cargo de Adriano Jara Carmona en atención a las dificultades que tenía el periodismo para obtener información rápida y eficiente en las actuaciones de representantes oficiales de fútbol en el exterior obtuvo una respuesta del Consejo Nacional de Deportes, en la Resolución Nº 161 por la que obligaba a la Liga Paraguaya de Fútbol a incluir a un periodista, en toda delegación oficial que viajará al exterior. La designación del profesional de la prensa constituía atribución al Círculo de Periodistas Deportivos del Paraguay.

La idea de incluir a un periodista en las delegaciones que salían al exterior no resultaba novedosa y más bien constituía una necesidad, de acuerdo a la realidad de la época.

Hay que ubicarse en la década del 40, 50 o 60 del siglo pasado, cuando el periodismo no había adquirido el desarrollo empresarial que alcanzó posteriormente.

Las coberturas periodísticas en acontecimientos deportivos en el exterior, fueron siempre una gran dificultad para el periodismo nacional, por la carencia de medios económicos que respaldarán la designación y el viaje de un profesional. Es así que en varios campeonatos sudamericanos, eliminatorias de la Copa del Mundo, o encuentros amistosos se recurrió a los medios del exterior, o se tuvo que aguzar el ingenio para obtener la información destinada al público.

En 1953, siendo la Liga Paraguaya de Fútbol la organizadora del torneo sudamericano realizado en la ciudad de Lima, invito al periodista Alejandro Escobar para cubrir la información y aun cuando se sumó Alejandro Cáceres para cumplir igual función, las informaciones no fueron ni rápidas, ni amplias como hubiera deseado el público.

El Consejo Nacional de Deportes, ubicado en aquella realidad, y en aquel tiempo de la omnipresencia estatal, decidió mediar a su modo, suscribiendo una resolución, que a iniciativa del Círculo de Periodistas Deportivos del Paraguay, resulto la resolución Nº 161, del 11 de mayo de 1966.

Dicha resolución causo revuelo e intercambios

Esta resolución se aplicó por primera vez en el mes de diciembre de 1966, cuando la selección paraguaya visitó la ciudad de Guayaquil. En esa ocasión la selección de Paraguay empató jugando de visitante y ganó en Sajonia, accediendo a un lugar en la final en Montevideo.

El gran disgusto ocurrió cuando la Liga Paraguaya de Fútbol ignoró la Resolución del Consejo Nacional de Deportes, elaboró la lista oficial de la delegación y pretendió viajar a Guayaquil sin la compañía del periodista designado por el CPDP, René Olmedo, profesional de “Panorama Deportivo” y del “Diario Patria”.

El Presidente de la delegación, a la vez de la Liga, Jerónimo Angulo Gastón renunció a favor del periodista, y designó al Dr. Ochoa, encargado de la delegación.

La sucesión de comunicados que invadieron los espacios deportivos en radios y diarios en los días y semanas siguientes fue el punto de agrio enfrentamiento entre la Liga Paraguaya de Fútbol, por un lado y el Consejo Nacional de Deportes y el Círculo de Periodistas Deportivos del Paraguay. Esta sucesión de comunicados entre las tres partes afectadas siguió por un tiempo. En la práctica esta resolución creó reiteradas desavenencias ya con la Liga Paraguaya de Fútbol, o entre los mismos periodistas. Puede afirmarse que constituyó uno, entre varios motivos, que encaminaron a una escición ocurrida en el CPDP, en 1973.

El artículo 2º de la resolución resultaba tentador para los directivos, pues poseían la atribución de designar al periodista que debía viajar con la delegación oficial de la Liga a partidos oficiales en el exterior.

En el año 1979, Ramón Abelardo Villalba hizo uso de este derecho del periodismo deportivo, por última vez, acompañando a la delegación de la selección juvenil de la L. P. F. en las finales de la Copa del Mundo, en Japón.

Auspiciantes

previous arrow
next arrow
Slider