Paola Ferrari: cuando el esfuerzo conduce al éxito, ejemplo para el baloncesto paraguayo del futuro

ASUNCIÓN (Paraguay) – El baloncesto femenino en Paraguay crece año a año gracias al trabajo diario de la Confederación Paraguaya de Básquetbol (CPB) comprometida con el desarrollo de las categorías formativas para fortalecer las selecciones nacionales. Tal es el ejemplo de Paola Ferrari, que juega desde los 12 años en la Selección Nacional y hoy con 33 años va por un nuevo desafío con sus compañeras, el FIBA AmeriCup Femenino 2019.

La CPB, presidida por Santiago Ochipinti, vivió en el mes de agosto uno de los momentos más importantes del año con la Selección Femenina Mayor y su primera experiencia en los Juegos Panamericanos realizados en Lima, Perú. El puesto fue el séptimo, pero lo importante fue el reconocimiento al crecimiento del baloncesto femenino en el país sudamericano, que tuvo además a Paola, la capitana del equipo, elegida entre las cinco de mayor eficiencia en todo el torneo para integrar el equipo ideal del baloncesto femenino de los Juegos, junto a Jazmon Gwathmey y Jennyfer O’neill de Puerto Rico, Beatrice Mompremier de EE.UU y Clarizza Dos Santos del seleccionado campeón de Brasil, todo un orgullo para el país sudamericano.

Paola es una de las jugadoras estrellas del baloncesto paraguayo, destacada en la Selección y jugando en el baloncesto profesional de España desde los 15 años. Recientemente emigró al baloncesto francés para seguir su carrera profesional en la Liga 1 con el “Nantes Reze Basket” en la ciudad de Nantes, donde fue elegida como capitana del equipo.

“Como persona es excelente, compañera de todos sus equipos y siempre siendo líder y guía para sus demás compañeros. La dirigí en varios sudamericanos, desde menor hasta mayor y en gran parte de su participación internacional fui su entrenador, hemos subido a podios y hemos ganado medallas. Es solidaria y una tremenda goleadora dentro de la cancha. Con la inteligencia y talento que tiene, podrá seguir jugando unos años más. Dejará un legado a los niños de Paraguay, es un ejemplo para todas las jugadoras e inclusive para los jugadores. Triunfó en Europa, saliendo campeona y allí tienen un gran concepto de ella. Ha dado mucho por la Selección de Paraguay y cuando no esté se la va a extrañar”, expresó en FIBA.basketball.com, el Presidente, Santiago Ochipinti.

Los Juegos Panamericanos del pasado mes de agosto fueron una gran prueba para el baloncesto paraguayo. “Fueron un sueño para nosotras, era la primera vez que Paraguay participaba en un evento así, fue increíble jugarlo, vivir la experiencia y sobre todo haber ganado un partido, que para nosotras valió muchísimo. Ser parte del quinteto ideal fue gracias a todas mis compañeras, sé que ellas confían en mí y sentir eso en la cancha te hace jugar a un gran nivel y por eso me dieron el premio, me alegra porque detrás de todo esto hay mucho trabajo y mucho esfuerzo”, expresó en FIBA.basketball.com, Paola.

Hoy en territorio paraguayo, la jugadora se prepara y concentra junto a sus compañeras para vivir un nuevo torneo con la Selección, uno de los más importantes del continente, el FIBA AmeriCup Femenino 2019, que se disputará en el Coliseo Roberto Clemente de la ciudad de San Juan, Puerto Rico, del 21 al 29 de septiembre de este año.

“Ser la capitana de este equipo es un orgullo, liderar y ayudar a que Paraguay este en lo más alto posible del baloncesto, será mi deber hasta que me retire. Intento que en cada torneo dejemos en alto el nombre del país y que disfrutemos haciéndolo, creo que lo estamos logrando e intentaremos dejar lo mejor en cada torneo”, expresó Ferrari que tuvo su primera experiencia con la Selección en 1999 en el Torneo Sudamericano Sub-16 en Perú, con tan solo 14 años, donde se destacó como goleadora del certamen.

“El baloncesto femenino está creciendo, la envergadura física juega un papel preponderante y las chicas hacen todos sus esfuerzos. Dirigí las selecciones femeninas por más de 20 años, comencé en Sub-14 con las chicas que jugaron en los Juegos Panamericanos de Lima y sé que hay que continuar trabajando, pero que vamos por el buen camino”, agregó Santiago Ochipinti.

Paola es uno de los ejemplos de esta federación, comenzó a jugar baloncesto a los 7 años en el Deportivo Internacional (INTER) donde seguía a sus dos hermanos mayores, Julio y Renzo. Allí se formó como jugadora hasta cumplir 16 años, pudiendo pasar por más de 5 equipos en Paraguay. Participando en de varios sudamericanos, panamericanos, pre olímpicos, y obteniendo distintas distinciones en varios de ellos, siendo uno de los más importantes el FIBA AmeriCup 2018, elegida dentro del quinteto ideal de las mejores jugadoras del torneo.

El 2018 fue uno de los mejores años para la alera, que además de ser nuevamente la máxima anotadora y triplista en el Sudamericano Colombia Tunja, consiguió con el cuarto puesto la clasificación a el FIBA AmeriCup 2019 y una medalla de bronce en los Juegos Odesur de Cochabamba, Bolivia.

La oportunidad de emigrar al baloncesto de España en el 2005, con 19 años, para jugar en el Vidrogal de Santiago de Compostela en la Liga 2 profesional de España, fue una de las experiencias más importantes en la carrera deportiva de Paola. Permaneció por 15 años en el baloncesto español, en diferentes equipos y ciudades, consiguiendo títulos y menciones personales, lo que le ayudó a adquirir herramientas fundamentales para poder brillar en su selección nacional.

En el 2013 tuvo otra nueva oportunidad en el baloncesto de Brasil jugando para Unimed Americana de San Pablo, además de jugar en la Liga de Ecuador en cuatro años diferentes (2004- 2011-2012 y 2014), para luego retornar a España donde continuó su carrera compitiendo en la Liga 1 Profesional, consiguiendo premios como mejor asistidora y anotadora, todo a la par de su gran desempeño en la Selección, y hasta lograr ser la primera jugadora paraguaya convocada a la WNBA Trining Camp con los Ángeles Sparks en 2013, cumpliendo así uno de sus grandes sueños.

Logró más de lo imaginado en su país y en el baloncesto internacional. Vivió experiencias en campus de entrenamiento en países como Estados Unidos y España, lo que la motivó a realizar su propio campus de entrenamiento en busca de transmitir toda su experiencia, logros y resultados cosechados en los últimos 14 años de carrera. Ya desde hace 6 años organiza el Campus PF5, junto a su hermano, Renzo, durante 4 días y para niños de 5 a 17 años y así aporta sus enseñanzas en post del crecimiento del baloncesto en el país y para que se acerquen a practicarlo. “Empezó todo con un sueño, quería aportar mi experiencia y darle a los niños y jóvenes algo que disfruten y para que se diviertan jugando baloncesto y así ayudarles a construir el camino correcto en busca del éxito”, añadió.

La juventud del baloncesto paraguayo busca seguir por el mismo camino de Paola y eso para la CPB es alentador, teniendo en cuenta que tiene como objetivo, en el 2020, ser el anfitrión de alguno de los torneos sudamericanos.

“Las expectativas para el año que viene son las de intentar organizar uno o dos torneos sudamericanos. Queremos traer el Sudamericano Femenino de Mayores, lo que es casi un hecho. Estamos viendo el presupuesto que tenemos. Querríamos traer al U15 femenino o al U19 masculino, pero queremos intentar tener a dos sudamericanos en nuestro país”, afirmó Ochipinti en FIBA.basketball.

“El baloncesto paraguayo femenino creció mucho a nivel de selecciones. El premio que no otorgó FIBA como tercer país de mayor crecimiento en los últimos dos años es para nosotras un orgullo, porque sabemos que estamos luchando para estar lo más alto posible y creo que con trabajo y apoyo se pueden conseguir cosas grandes”, dijo la alero y agregó: “Las chicas más jóvenes en Paraguay tiene a donde mirar y pueden soñar con grandes cosas, ya jugamos un Panamericano y vamos por la AmeriCup, así que ellas tienen que ser el futuro de nuestra selección”.

Fuente: FIBA

Radio CPDP ONLINE

Click en el Reproductor para Escuchar



Enlaces